Fernando Kofman, Una mina en San Luis



Argentina pierde un partido 
de fútbol. Al dejar el bar
varios comentan:
"hay que matarlos
a todos".

Luego de la cena
miro el noticiero.
Un ministro dice
sobre unos peruanos
que delinquen:
"no merecen vivir".

En la mañana 
el diario me sorprende.
Una actriz, ante el 
asesinato de su peluquero,
sentencia:
"el que mata debe morir".

Hace unos años
me interné en
una mina abandonada
en San Luis.
Su gran cámara era oscura,
asfixiante, con un 
silencio que lo 
destruía todo.
Estaba en un país
donde dominaba el agobio.

Al salir me invitaron
a un asado.
La carne en las brasas
instalaba un clima 
de fiesta.

Han pasado muchos años
de mi viaje a San Luis.
Converso con un amigo
que me quiere mucho,
pero que ve en mí un utópico.

No se cansa de repetírmelo,
porque él es pragmático.
"Querés vivir en un país
europeo y éste no lo es.
Aquí se respira la muerte,
es nuestro aire, nuestra vida.
Sin violencia no funcionamos.
Así que pensá que en Europa
hasta hace poco a los
judíos los mataban.
Ahora los dejan caminar
por la calle".



Fernando "Buby" Kofman (Posadas, 1947). Mi primer ratón. La Carta de Oliver. Buenos Aires. 2012.