Emily Dickinson | 249




Emily Dickinson | 249


¡Noches Salvajes! ¡Noches Salvajes!
¡Si estuviera contigo
Las Noches Salvajes serían
Nuestro Lujo!

Fútiles – los Vientos –
Para un Corazón entrado en puerto –
¡Basta de Brújula –
Basta de Mapa!

Bogando en el Edén –
¡Ah, el mar!
¡Ojalá anclara yo – Esta noche
en Ti!


Nota al pie [de Rolando Costa Picazo, con notas GG entre corchetes]: Un poema atípico de 1861, que Higginson [recopilador de los poemas de Dickinson] tuvo reparos en incluir en su edición de 1891. Le escribe a Mabel Loomis Todd [quien mantuvo una fugaz relación con Austin, hermano de Dickinson, y fue editora de la poeta luego de la muerte de ésta]: "Hay únicamente un poema que me da un poco de miedo publicar: esas maravillosas "Wild Nights", no vaya a ser que la gente mal pensada vea en él más de lo que la virgen reclusa quiso expresar. Usted comprenderá y excusará mi cautela. Sin embargo, ¡qué lástima omitirlo! En realidad, no debe ser omitido". (Johnson 1960: 180). 
Quizá sea el poema más intenso y erótico de todos los de Dickinson. La palabra "luxury" [traducida como "lujo" por RCP] quita el aliento. Si bien significa abundancia, está íntimamente relacionada con "lujuria" (del latín luxuria), con sus connotaciones de carnalidad, exceso, voluptuosidad. El Edén es la culminación de los enamorados, el Paraíso en que la voz lírica se imagina remando, donde no habrá necesidad de vientos para impulsar la embarcación, ni brújula ni cartas marinas. 


Emily Dickinson. Oblicuidad de luz. 95 poemas. Traducción, notas y edición a cargo de Rolando Costa Picazo. Publicacions de la Universitat de Valencia, Valencia, 2011.


Imagen: habitación de Emily Dickinson en su casa, en Amherst, Massachusetts, hoy The Emily Dickinson Museum.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario