E.E. Cummings | Yo arriba en hace





E.E. Cummings | Yo arriba en hace
[traducción: Griselda García]
y N. de la T.


Yo arriba en hace
fuera del suelo
tranquilamente Contemplo
un ratón envenenado
aún quien vivo
está preguntándose Qué
he hecho yo que
vos no harías



Me up at does



Me up at does

out of the floor
quietly Stare
a poisoned mouse
still who alive
is asking What
have i done that
You wouldn’t have


Edward Estlin Cummings (Massachusetts, 1894 - New Hampshire, 1962)


N. de la T.
Al parecer, Noam Chomsky menciona este poema en Aspectos de la teoría de la sintaxis. El procedimiento es alterar la sintaxis tradicional en inglés para provocar un efecto. La agramaticalidad genera un plus de extrañeza (como si la forma poética no fuera suficiente extraña, ya) y podríamos preguntarnos cuál es el efecto que busca. Quizás: ir más allá y bucear en el significado profundo (tomándonos la licencia de pensar que un poema "significa" algo).

Creo que reordenando se aclara un poco:

A poisoned mouse who, still alive, is asking 'What have I done that you wouldn't have?' stares quietly up at me.

Un ratón envenenado quien, aún vivo, me pregunta: “¿Qué he hecho yo que vos no harías?”, tranquilamente me mira.

El ratón se pregunta qué hizo para merecer ese destino. Quizás vos, lector, o vos, hombre en el poema, en su caso hubieras hecho lo mismo, parece decir. Obró de acuerdo a su naturaleza, ¿acaso no es algo propio de todas las criaturas? En segundo lugar, podría representar una minoría, alguien de clase social baja o cualquier otro ser al margen de lo establecido como normal; o tal vez una persona analfabeta que no puede expresarse “correctamente” (acá tenemos gran divisoria de aguas, lo correcto y lo adecuado…) debido a las limitaciones de su educación. 

Cummings elige un ratón y no un gato o un perro, considerados mascotas, valiosos para el hombre, cuya compañía es admitida bajo el techo familiar. Las ratas y ratones podrían representar lo sucio, lo inapropiado, lo bajo. Se los trata de perseguir y exterminar, ya que no solo no tienen valor en sí mismos sino que perjudican al hombre con detritos y enfermedades. 

La pregunta del ratón interpela a ese otro: ¿qué hice yo que vos no harías? Cobra sentido si la pensamos dirigida a los que se consideran individuos normales dentro de una sociedad donde se expulsa al diferente y se lo trata como a una rata: se lo envenena e impide el contacto con los demás y el acceso a condiciones igualitarias. 

Esto está reforzado porque Cummings se dirige al ratón con el pronombre personal “who” (para referirse a personas) en lugar de “that” (para referirse a objetos y animales). El ratón está humanizado, y la pregunta (¿retórica?) que le realiza a la persona en el poema los hace pares. 

Las palabras en mayúscula recuerdan a la poesía de Emily Dickinson. Acá sirven para captar la atención, generar un énfasis y remarcarse como posibles claves temáticas; aunque en el caso de la poeta de Amherst no eran ésos únicamente los objetivos. 

Si llegaste hasta acá, podés seguir con las ratas en “De los nidos de ginebra”, del poeta argentino Juan Noel Mazzadi: 


(fragmento)

……………………………

¿Creen en Ti las ratas? … Quieren,
supongo vivir, frotarse el hocico con el hocico 
de sus congéneres,
durar con el estómago caliente
canturrear en la penumbra de sus festividades

……………………………...

De los nidos de ginebra”, completo en el enlace.


N.B.: Esta traducción puede cambiar ni bien me dé cuenta de que algo anda mal. Si la usa para su sitio, vuelva a menudo y verifique su actualización.