Alberto Cisnero | El límite de la materia




Alberto Cisnero | El límite de la materia



Frasco

Todo ha sido el empacho, una sola
palabra; de su fruto levemente
podrido vide un instante la otra
orilla, callar y aparecer
entre el agua inocente que tu risa
de frasco con arroz, siempre secreta
o por decir, ya puso en abismo.


Remingtons

Admitan como suyo este país quienes
posean terruño preámbulos la completa
igualdad cruzarse el pecho grinpis
su joven litera progenie guardias;
perdonen la queresa, me queda un chumbo
y acuatros, el combo a repetición;
que otros se coman se eduquen se curen.


Diccionario

Secundina sabía tener por nombre
mi cuita; florecita, nos revela
un diccionario. Si ha de escribir
no desconyunte sus manos con páginas
donde ningún dolor real habita,
ni confesión ni furor de la frente.


Vivir

Padre: nunca reparé si curtías
limeta o cómo regocijabas
la vera de un pozo; pero en esas
fotografías, encubierto el expolio,
escrutás qué hay debajo de la luna,
al pie de una guitarra; no sabés,
creés no recordar, el día, su crueldad 
microscópica, sí excita tu prisa
vivir con los dedos en la ve corta.



Alberto Cisnero (La Matanza, 1975), El límite de la materia. Ruinas Circulares. Buenos Aires. 2012.