Marina Serrano | Segunda fundación




Marina Serrano | Segunda fundación


VI


Si llueve, y ella dijo que sucede a menudo
en Bulgaria,
llueven flores amarillas,
no mentiría acerca de algo tan importante:
la espora de mi primordio
fue una flor
que llovió en Bulgaria.

Las otras lluvias
de los otros mundos
parecen envidiar:
recostadas, alcantarillas mediocres y caminos,
suben por los techos para florecer, con su raíz
de piel.

Hay tormenta, el día es casi una tarde, y salgo a la calle:
llueve un mar de flores amarillas.



XXXIII


Si tuviera unas zapatillas rosas,
si el dinero fuera mío,
                            en el Mikonos celeste
de la gente gay y el pescado fresco
compraría una gargantilla
            con piedra gay celeste fresca y oro,
            de esas que, abierta, como el tiempo
            no se une
            se superpone
o un anillo blanco y lúcido,

y si fuera un hombre
daría la compra con tal ceremonia
que mi vida entera podría girar en torno
a ese simple acto
de tomar, circundar
con una sombra delgada.



Marina Serrano (Quequén, Buenos Aires, 1973), Segunda fundación. Cabiria. Buenos Aires. 2015.