La historia de La reina tuerta, de Griselda García



por Griselda García
(Especial para El Desaguadero). Gracias a  


La reina tuerta

Hasta un ciego con memoria del tacto
podría servirme,
lo guiaría el olor de la sal, la tibieza,
la humedad silenciosa.


Detrás de él vendrían cientos,
aceite en el cabello,
olor acre de la orina.


Yo sólo tendría que yacer inmóvil,
palmear alguna espalda, quizás.
Lo mejor es lo que más tarde llega,
una noche, sin ser esperado,
delicado como un ladrón,
mil veces más silencioso.


¿Soy aquella niñita de pollera al viento
bailando entre altos pastizales?



de La ruta de las arañas. Ediciones Del Dock. Buenos Aires. 2005.

           
Este poema forma parte de La ruta de las arañas, libro reseñado por tres poetas que ya murieron: Jorge Orozco, Javier Adúriz, Jorge Santiago Perednik. Aprendí mucho de ellos en el breve tiempo en que nos frecuentamos -a veces se nace muy tarde o muy temprano-y la mayor parte de las cosas que dijeron...
sigue acá