Jorge Paolantonio, Allú para las fiestas

 
para Blanca Gaete

 

contaba la Panchita
que allú
cuando vino por fin la topadora
se asomaron perros y vecinas
para tocar con ojos propios 
ese río negro de lisura que borraría para siempre
pedregullo de tierrales y crecientes
y los aguaceros
repletos de rama y bicherío

festejaron las comadres
escondiendo sus delantales de tizne
y velaron cada día de la semana
del mes
otra quincena
y acercaron jarras de chicha morada
algunos panes sobados de mujer
a los peones    a los jefes    a los capataces


la palabra cuadrilla entró por las bocas
de las más alegres
y salió por el oído de las hortensias
que florecieron justo para la noche del festejo
y algunas
nueve  meses tarde

el macadán propiamente dicho
acarició por fin la pata yuta de los pasantes

corrieron una y otra vez 
a lo largo y ancho de su alegría
tanto tiempo deseando que ocurriera
esto de andarse
sin abrojos
sin que mediara tropiezo o trastabillo

para largo les dieron los festejos
y de largo pasaron algunos mareaditos
aunque corta sea siempre la alegría

Y esas locas rajantes hervidas navidades
los más creyentes y devotos
amanecieron gritando de banquina a banquina

oiga don  Comué
feliz vialidad  feliz vialidad  carajo
 
y ya no hubo cantos rodados
ni sapitos cantores
solo la topadora quieta
muerta
al costado
del Camino Real


Jorge Paolantonio (Catamarca, 1947).