José Di Marco | Entendamos que ninguno...



José Di Marco | Entendamos que ninguno...


Entendamos 
que ninguno de los mencionados
ha visto a su padre, corroído 
por un cáncer, consumirse
desde las uñas de los pies hasta las cejas
mientras las begonias ascienden en el patio.

Para uno el dolor no es otra cosa
que una ventura del cosmos
o una estría en el sopor de la belleza.

Para el otro, 
un asunto de mecánica
y materiales que resisten.

Ninguno de ellos
se ha visto obligado
(por las circunstancias)
a usar el lenguaje con urgencia y arrebato
para explicarse, tarde siempre,
que debió ser menos etéreo y más amable.


José Di Marco (Río Cuarto, Córdoba, 1966), Una música anterior. Ediciones Recovecos. Córdoba. 2010.