Ángel Escobar | Proseguir


Ángel Escobar | Proseguir


Qué quieres matar en ti que ya no se haya muerto.
Acaso pueda sostenerte una idea, una mañana, un vicio
en este despeñadero de ideas, de mañanas, de vicios.
Toma un cigarrillo, una taza de café, escucha
alguna música del veinte. Por qué no sonreír con un recuerdo que te ofrezca coartada. Espera.
Quizás llegue ella con un ramo de lilas.
Puedes pensar en un andén, un aeropuerto, un río
no creas que eres el único bastardo que se pudre,
porque al final todo ya está podrido en paz
y no por eso termina.
La televisión, los periódicos
la indiferencia y el desdén que no te mortifiquen.
Cuando el cine te olvide o te presente como el malo,
no llores porque abusas del alcohol y el tabaco,
y te ves malo, enfermo,
sustituible, latinoamericano,
diviértete y transige; ve a la feria y disfrázate;
vota por algún candidato. O no votes, y créete, créete
que cambiarán las cosas. Busca, busca, te digo,
tu propia manera de aguantar, si es que hay alguna.


Ángel Escobar (Guantánamo, 1957 - La Habana, 1997).