Eduardo D´Anna, Historia moral

Foto tomada de aquí


Ella tenía un pelo digno del tango
"Sur", estrofa primera, tercer verso.
Tenía también una sonrisa digna
de un poema aún no escrito.
Una noche, por razones que no vienen 
ahora al caso, me abrazó.
Yo le pedí que me besara.
Ella me besó. Pocas mujeres 
son capaces de dar a un hombre,
simple y sencillamente, lo que éste les pide.

Fue un beso intenso, largo,
iluminado. Fue en la mejilla.
Pero eso no es lo importante 
de este poema. Ella esa noche terminó,
según entiendo, en la pieza con otro hombre,
totalmente vestida, con los zapatos
aferrados a su mano derecha
a la altura de su vientre, y así durmió
hasta la mitad de la mañana.


Eduardo D´Anna (Rosario, 1948), Historia moral, Editorial Ciudad Gótica, 2004.