Anne Sexton | Después de Auschwitz



Anne Sexton | Después de Auschwitz
[traducción: Griselda García]


La furia,
negra como un gancho,
me alcanza.


Cada día
a las 8 de la mañana
un nazi salteaba en su sartén
un bebé para el desayuno.


Y la muerte mira con indiferencia
y se saca la suciedad bajo las uñas.


El hombre es malo,
digo en voz alta.
El hombre es una flor
que debería ser quemada,
digo en voz alta.


El hombre
es un pájaro lleno de lodo,
digo en voz alta.


Y la muerte mira con indiferencia
y se rasca el ano.


El hombre con sus pequeños dedos rosados
con sus dedos milagrosos
no es un templo
sino una letrina,
digo en voz alta.
Que el hombre nunca más levante su taza de té.
Que el hombre nunca más escriba un libro.
Que el hombre nunca más se ponga los zapatos.
Que el hombre nunca más levante la vista
en una suave noche de Julio.
Nunca. Nunca. Nunca. Nunca. Nunca.
Digo esas cosas en voz alta.


Le ruego a Dios que no me escuche.




After Auschwitz 


Anger, / as black as a hook, / overtakes me. / Each day, / each Nazi / took, at 8:00 A.M., a baby / and sauteed him for breakfast / in his frying pan.// And death looks on with a casual eye / and picks at the dirt under his fingernail.// Man is evil, / I say aloud. / Man is a flower / that should be burnt, / I say aloud. / Man is a bird full of mud, / I say aloud.// And death looks on with a casual eye / and scratches his anus.// Man with his small pink toes, / with his miraculous fingers / is not a temple / but an outhouse, / I say aloud. / Let man never again raise his teacup. / Let man never again write a book. / Let man never again put on his shoes. / Let man never again raise his eyes, / on a soft July night. / Never. Never. Never. Never. Never. / I say those things aloud.// I beg the Lord not to hear. 


Anne Sexton (1928-1974). The Awful Rowing Toward God. 1975. Traducción de Griselda García.



N.B.: Esta traducción, como todas las de mi autoría en este sitio, está en constante revisión.