Libros recibidos


Moebius, de Liliana Piñeiro, Vanesa Aldunate y Lilián Cámera. Tres mujeres que, así como al pasar, se hacen un par de preguntas sobre temas universales y te dejan pensando. Va un poema de cada una.


Oleaje

¿Es la cara ese músculo riente? Lo encerrado en el cuerpo golpea contra el borde pulido y barnizado. Lustrada educación. Brillo miserable de gentileza. El paisaje interior: aguas embravecidas sobre un territorio agrietado.
¿Será la muerte una broma atroz? ¿Abrirá las compuertas con la melodía del quejido, o sellará para siempre la salida? Imposible saberlo. Y el oleaje sigue furioso, sin encontrar su cauce.

Liliana Piñeiro


Afección

Monstruosos mordiscos de lenguas
quiebran el abdomen

Insípidas manos duelen expuestas al sol rasgado
en la colina de sal

Y Tu cuerpo babea la hierba impura del contacto contigo

La coraza del alba sueña libertad de arquetipo

Y el sexto sentido huye magullado por los labios y el olor
de Tu miedo.

Vanesa Aldunate


Trama

(IV)

porque no tuve el suficiente vello
ni cosí el tajo con mentiras
porque ahogué mis axilas
en aguas de durazneros
porque me partí como una sandía
en la siesta de hoja a mármol
única avispa en el túnel
porque sublevé carozos
los retorcí bajo manos familiares
y abortaron un dolor de araña sin mosca
porque la boca era suave
y estrecha la cáscara que contenía
el llanto engendrado antes de mí
porque miraba por balcones
con su misma luz de crepúsculo
oscilando entre hiena y leona
porque orinaba sobre arena
la cabeza gacha ante el anhelo
sediente de mí
tibia de mí
porque no hubo presilla ni cierre
ni cinturón
ni oscilación de mi carne en pantalones
ni nueces secretas
que me invadieran de tontos presagios
porque se escurrió la sangre
en mil cañerías
en mil inodoros
en sábanas en colchones
como una marca ajena
como la marca de Diana y su jabalí hereje.

Lilián Cámera