Griselda García | Sólo quiero tu sangre

Esta serie de poemas tuvo circulación limitada entre amigos y conocidos. A alguien le interesaron y los difundió en la web. Además, junto a Maxi Giani hicimos una performance en 2004 en La nave de los Sueños con su música y estos textos. Link para descargar gratis.

Griselda García | Sólo quiero tu sangre



I

la cuchara se hunde
en el frasco transparente
dos docenas de orejas
macerándose en quietud

agita el sedimento
enturbia la sorda
paz del almíbar.


II

la espalda es preciada
por el segmento de piel
que ofrece
un rectángulo casi perfecto

se extiende tirante
en un lugar fresco y oscuro
a salvo de los mosquitos.


III

el clítoris cede suave
a la caricia del bisturí
aséptico insecto de acero
manejado por un dios hambriento.


IV
un dedo cava feroz
y en dos movimientos
el segundo ojo
abandona su órbita
cueva acuosa que dando a luz
ha quedado ciega.

V

piano de níveas teclas
la boca,
hoy un despeñadero
de fragmentos astillados
colgando de la encía.

VI

un tirón suave
y salen intactas
yugular y carótida
rutas azulinas
finísimas naves
silenciosas reinas
de lo líquido.


VII


sierpes siempre activas
después del tajo
los intestinos prosiguen
su tarea inútil

los desechos se vuelcan
en un inusual
nacimiento fétido.

VIII

hueso tendón músculo
blanco amarillo rojo
manojos de extrañas flores
inmutable belleza
en un jardín estéril.




IX

secándose al sol
con sal gruesa y ají molido
el hueco que una vez
alojó vida
cuelga vacío como un odre viejo.

X

marmóreas
láminas calcáreas
cristales de hielo
cuentas de un collar escarchado
veinte florecillas de azúcar.

XI

la sangre es sorda
al llamado último
no acude a llenar
las cavernas diminutas

el pene aletea
una, dos veces
pájaro sin alas
cae a un costado,
su ojo ciego llorando
néctar póstumo.

XII
sacos esponjosos
casas de aire
fuelles fieles
millares de celdillas
agonizan derrotadas.


XIII

mientras el rojo
va templando el filo
ignorante de su futuro
la carne inocente
aguarda
aún viva.


XIV

cepillos pelucas almohadas
no otra cosa que hacer
con estas cabelleras
rojas negras marrones
que cuelgan ociosas en ganchos.


XV

dulce metálico y tibio,
sabor a estrellas púrpuras
destilan las muñecas.


XVI

sin coraza craneana
cisuras arenosas
maraña de cenizas
lentos gusanos grises
adentro es todo afuera. 



© Griselda García