Tom Waits | Días malos








Tom Waits | Días malos


Este texto de Tom Waits casi gritaba desde Mundo In-Mundo, un fanzine que vendía Alakrán en su puesto Rebelión. Yo ni sabía quién era ese Tom en eterna espera que coexistía en la página con poemas de Enrique Symns y José Sbarra. Lo leí tanto que me lo aprendí de memoria y lo repetí como un mantra en tiempos aciagos.

Nosotros también creamos nuestra revistita en esa usina maravillosa que era la casa de Maxi Giani. Se conservan los originales: hojas escritas con marcadores armando collages pastichosos. Había que prever el pasaje de la fotocopiadora y apretar mucho la lapicera (gracias a esa intensidad que nos de-formó). Ahora que contamos con los medios de producción, tal vez algún día se pueda reeditar ese Lado Ciego, sólo para nuestro secreto solaz.

Y asistíamos a esas redes antes de las redes que eran las ferias de fanzines, antes del celular, por di*s. Domingo 6 de la tarde ahí, quedabas una semana antes. Marie, Marie, hold on tight! And down we went. Es el deseo, nene. 
Mientras tocaban bandas heavy ante un magro pogo agitado por un santo bebedor, ahí ya estaba pasando todo: la escritura, la edición, el armado, la encuadernación, la publicación, la venta.

Acá va el mantra de Tom para todo el que necesite desentristecer. Esos días son tus días, nene. Hacelos polvo.


Solía tener días malos, los guardaba en una cajita. Un día los tiré al patio. Ay, eran sólo un par de inocentes días malos. Tuvimos una lluvia fuerte. Y no sé lo que crecía ahí, creo que también tirábamos cáscaras de huevo y borra de café.

No plantes tus días malos, se reproducen con facilidad. Se convierten en semanas, las semanas en meses. Antes de que te des cuenta, tuviste un año entero malo. Haceme caso: ahogá esos pequeños días malos. Esos días son tus días. Ahogalos hasta que desaparezcan. 

[Traducción: GG]