Ezra Pound | Primeros poemas




Ezra Pound | Un pacto


Hago un pacto contigo, Walt Whitman.
Te he detestado demasiado tiempo.
Vengo a ti como un niño crecido
que ha tenido un padre obstinado;
ahora soy suficientemente grande para hacerme amigo.
Fuiste tú quien cortó la nueva madera;
ahora es el momento de tallarla.
Tenemos una sola savia y una misma raíz:
que haya comercio entre nosotros.


Los temperamentos

Nueve adulterios, 12 aventuras, 64 fornicaciones y algo parecido a una violación
descansan todas las noches sobre el alma de nuestro delicado amigo Florialis,
pero sin embargo el hombre es tan tranquilo y reservado en su conducta
que pasa por ser asexuado y sin sangre en las venas.
Batístides, por el contrario, que solo habla y escribe sobre la copulación,
es padre de mellizos,
pero ha logrado la hazaña a un precio alto:
ser cuatro veces cornudo.


El ático

Ven, compadezcámos de los que están en mejor situación que nosotros.
Ven, amiga mía, y recuerda
         que los ricos tienen mayordomos pero ningún amigo,
y nosotros tenemos amigos pero ningún mayordomo.
Ven, compadezcámonos de los casados y de los solteros.

El alba entra con pies pequeños 
como una Pavlova dorada,
y yo estoy cerca de mi deseo.
Nunca ha sido mejor la vida
que en esta hora de clara frescura,
            la hora de despertarnos juntos.


El manto

Tú guardas tu pétalo de rosa
hasta que el tiempo de las rosas haya pasado.
¿Crees que la Muerte ha de besarte?
¿Crees que la Oscura Morada
te hallará tan buen amante
como yo? ¿Te echarán de menos las rosas nuevas?

Prefiere mi manto al manto del polvo
bajo el cual yace el último año,
porque debes desconfiar
más del tiempo que de mis ojos.



Ezra Pound (Estados Unidos, 1885 - Italia, 1972), Primeros poemas (1908-1920). Selección, traducción y edición: Rolando Costa Picazo. Universitat de Valéncia. 2014.