Anne Sexton | La adicta



Anne Sexton | La adicta
[traducción: Griselda García]


Sembradora de sueño,
sembradora de muerte,
con cápsulas en mis palmas cada noche,
ocho a la vez de dulces frascos farmacéuticos.
Organizo un viaje del tamaño de una pinta.
Soy la reina de este estado.
Soy una experta en hacer el viaje
y ahora dicen que soy adicta.
Ahora preguntan por qué.
¿POR QUÉ?
¡No saben que prometí morir!
Estoy practicando.
Simplemente estoy manteniéndome en forma.
Las pastillas son una madre, pero mejores,
de cada color y ricas como confites.
Estoy a dieta de la muerte.
Sí, admito
que se ha vuelto una costumbre—
me meto ocho a la vez, golpeada en el ojo,
arrastrada por las rosas, naranjas,
verdes y blancas buenasnoches.
Me estoy volviendo algo así como una mezcla
química.
¡Eso es!
Mi provisión 
de píldoras
ha durado años y años.
Me gustan más que yo misma.
Es una especie de matrimonio.
Es una especie de guerra en la que planto bombas dentro
de mí.

trato 
de matarme en pequeñas dosis,
una ocupación inocua.
En realidad estoy obsesionada con eso.
Pero recuerda que no hago demasiado ruido.
Y francamente nadie tiene que arrastrarme,
ni me quedo ahí parada con mi mortaja.
Soy un pequeño ranúnculo en mi camisón amarillo,
comiendo mis ocho hogazas en fila
y en cierto orden como en
la imposición de manos
o el sacramento negro.
Es una ceremonia
pero como cualquier otro deporte
está lleno de reglas.
Es como un partido de tenis musical donde
mi boca sigue agarrando la pelota.
Después me acuesto, mi altar
elevado por los ocho besos químicos.
Qué entrega es esta
con dos rosas, dos naranjas,
dos verdes, dos blancas buenasnoches.
Fee-fi-fo-fum.
Ahora soy prestada.
Ahora estoy adormecida.



The Addict

Sleepmonger,
deathmonger,
with capsules in my palms each night,
eight at a time from sweet pharmaceutical bottles
I make arrangements for a pint-sized journey.
I'm the queen of this condition.
I'm an expert on making the trip
and now they say I'm an addict.
Now they ask why.
WHY!
Don't they know that I promised to die!
I'm keeping in practice.
I'm merely staying in shape.
The pills are a mother, but better,
every color and as good as sour balls. 
I'm on a diet from death.
Yes, I admit
it has gotten to be a bit of a habit-
blows eight at a time, socked in the eye,
hauled away by the pink, the orange,
the green and the white goodnights.
I'm becoming something of a chemical
mixture.
that's it!
My supply
of tablets
has got to last for years and years.
I like them more than I like me.
It's a kind of marriage.
It's a kind of war where I plant bombs inside
of myself.
Yes
I try 
to kill myself in small amounts,
an innocuous occupatin.
Actually I'm hung up on it.
But remember I don't make too much noise.
And frankly no one has to lug me out
and I don't stand there in my winding sheet.
I'm a little buttercup in my yellow nightie
eating my eight loaves in a row
and in a certain order as in
the laying on of hands
or the black sacrament.
It's a ceremony
but like any other sport
it's full of rules.
It's like a musical tennis match where
my mouth keeps catching the ball.
Then I lie on; my altar
elevated by the eight chemical kisses.
What a lay me down this is
with two pink, two orange,
two green, two white goodnights.
Fee-fi-fo-fum-
Now I'm borrowed. 
Now I'm numb.



Anne Sexton (Massachusetts, 1928 - 1974). Traducción: Griselda García.


N.B.: Esta traducción se revisa con periodicidad.