Carolina Esses | Versiones del paraíso



Carolina Esses | Versiones del paraíso



Nada cambiaba y a la vez

todo se volvía tibio más amable.
Las lavandas erguidas
militantes en su causa natural
como diciendo
acá el alimento, la casa;
el perfume de la salvia
el viento que dibuja el contorno
de pinos como iglesias.

Puedo verte: abrís ventanas
acomodás muebles, barrés
lo que fue dejando el día
todo es luminoso y no hay dudas
tu mano se apoya en mi espalda
mi brazo en tu nuca.
Vamos, vamos, decís
mientras suena Ben Harper
y marcás con el dedo índice
el ritmo de la música
si hasta los chimangos cantan
en la noche iluminada.

Cierro los ojos.
Te ofrezco, al fin
mi mejor versión del amor.



¿Qué pájaro querría hacer nido

en medio de la flor del cardo
por más rosadas o azules
que sean sus agujas?
Un pájaro pequeño, pienso
lo suficientemente pequeño
como para no conocer
todavía el dolor.
Jamás vi un pichón posarse
sobre esas flores.
Sin embargo me ocupo de cortar
las que nacen en los cardos de mi jardín.
No es fácil. Hace falta cierto empeño.
Ignorar tu mirada de reprobación.
Como si no entendieras lo importante
que es salvar al hipotético pájaro
de la pena; como si no supieras
que espero un niño
del tamaño de un pájaro
para el comienzo del verano.



Carolina Esses (Buenos Aires, 1974), Versiones del paraíso. Ediciones Del Dock. Buenos Aires. 2016.