Alejandro Schmidt | el inesperado corazón de Inés Manzano

Foto: La voz del interior


Alejandro Schmidt | el inesperado corazón de Inés Manzano


hace días murió
se dice
me entero ahora mismo
Inés Manzano

sí yo también fui invitado a Interiores
alguna vez otra

recorro  homenajes en la red

el homenaje es la poesía
servir

en cierta ocasión me invitó a leer 
en un centro cultural o algo así 
enfrente de un barcito histórico de Buenos Aires

nos juntamos algunos amigos

(Susana Villalba se enojó porque 
no recordaba su nombre, cara ni nada parecido
Susana Villaba se retiró
parece
porque no se le ocurre
servir)
en fin... que pasó el tiempo y el local o centro cultural o lo que sea
no abría
Inés salió a la calle y al ratito regresó
bien contenta
había descubierto el patio de un club donde
supo
podía leer
había diez,quince personas
en total
y hacia allí...
era un patio como de luz pero más grande
(se oían exhalaciones, inspiraciones de algunos muchachos practicando karate
muy cerca
en otro salón)

la lectura duró dos horas
bajo la noche
se podía fumar,se podía tomar vino,
se pudo...
fue la lectura más larga que hiciera alguna vez
para los oyentes
acaso fue más larga...

hace un mes compartimos un rato en el festival internacional de poesía de córdoba
Inés iba con Celia Fontán
viajaba al ir
de la poesía

charlamos
poco

después la vi por 27 de abril con Celia
(seguramente hacia la Biblioteca Córdoba)

estaba sentado en El Ruedo
(un bar detrás de la catedral)
después
me parece
 no la vi más

(qué ocurre en los ruedos
y qué en la catedral)

lo que pueda decirse de aquellos
poquísimos
poquísimos
que sirvieron a la poesía
es medio... ¿no?

siempre íntima de lo distante
siempre dulce
y siempre pero siempre
con su inesperado corazón

recuerdo su trabajo en la edición de Susana Thenón

su atenta sonrisa que
se distraía
sin embargo

casi nos íbamos a juntar
en mayo
para evocar a Cayetano Guzmán
(poeta colombiano argentino colombiano con quién fundó y cumplió una parte del ciclo Interiores)
y casi nos juntamos el año pasado 
no pude
porque
casi nunca llego a Buenos Aires (prefiero no viajar al extranjero)

vivía envuelta Inés
tengo la sensación
en esos rescates de la muerte

lo más importante de morir
es volver.


Alejandro Schmidt. (Hurtado de su blog)