Sylvia Plath | Borde



Sylvia Plath | Borde 

[traducción: Griselda García]



La mujer alcanzó la perfección.
Su cuerpo

Muerto tiene la sonrisa de la realización,

La ilusión de una necesidad griega

Fluye por los pliegues de su toga,

Sus pies

Desnudos parecen decir:

Hemos llegado tan lejos, se terminó.

Cada niño muerto enroscado, una serpiente blanca,

Uno a cada pequeña

Jarra de leche, ahora vacía.

Ella los ha plegado

De nuevo hacia su cuerpo como pétalos

De una rosa cerrada cuando el jardín

Se endurece y los olores sangran

Desde las dulces, profundas gargantas de la flor nocturna.

La luna no tiene por qué estar triste

Mientras observa desde su capucha de hueso.

Está acostumbrada a este tipo de cosas.

Sus negros crujen y se arrastran.



Edge

The woman is perfected.   
Her dead

Body wears the smile of accomplishment,   
The illusion of a Greek necessity

Flows in the scrolls of her toga,   
Her bare

Feet seem to be saying:
We have come so far, it is over.

Each dead child coiled, a white serpent,   
One at each little

Pitcher of milk, now empty.   
She has folded

Them back into her body as petals   
Of a rose close when the garden

Stiffens and odors bleed
From the sweet, deep throats of the night flower.

The moon has nothing to be sad about,   
Staring from her hood of bone.

She is used to this sort of thing.

Her blacks crackle and drag.


Sylvia Plath (Boston, 1932 – Londres, 1963), The Collected Poems. HarperCollins. New York. 2008. Traducción: Griselda García


N.B.: Esta traducción está en periódica revisión.