Víctor Redondo, lo mío es hundir las manos en el fango



Víctor Redondo, lo mío es hundir las manos en el fango


VI

Pero las raíces del hombre se pierden
en tiempos que ninguna memoria alberga.
El hombre es tan colosal como el Mato Grosso
tan inmenso como los Andes -esa mujer dormida sobre el cuerpo de América-
y su fuerza es, finalmente, 
más poderosa que cualquier mecanismo.
Y no me interesa la política
ni las estadísticas ni la demografía
lo mío es otra cosa
es un viaje a tientas hacia el comienzo de todo
es una visión hacia atrás
un espejo boca abajo sobre la cresta de los siglos
y la vida y la muerte de Todo condensada en un punto.
Pero también me interesa la política
y las estadísticas y la demografía
porque lo mío es hundir las manos en el fango
es sacar a luz la mierda de las cloacas
es un espejo hacia adelante
un espejo manchado con mi aliento
porque vivo y vivimos
porque una mujer aún derrocha su alegría en mis ojos
porque en la noche
siento el placer de millones de amantes
siento el universo arrodillado en mis sábanas
porque el amor
ese Capitán de la Luz al timón de nuestro barco
porque la vida
             y cometas
              y astros errantes
              y las plantaciones y los ríos y los bosques
porque amor
              como un ave sagrada que resurge de los océanos
amor o vida     o dos mil años de incivilización
Entonces jóvenes
todo el amor 
pero ninguna piedad. 


Víctor Redondo (Buenos Aires, 1953), 70 poemas. Hilos editora. Buenos Aires. 2014.