Cristina Piña, Hermandad


Cristina Piña, Hermandad



Hermanos cancerosos,
leprosos, cardíacos y accidentados,
amputados y aplastados por el dolor,
           yo me he unido a ustedes
           desde el grito sin descanso,
           yo comulgué con ustedes
           desde la miseria de un cuerpo
           que se niega a obedecer,
           un cuerpo autónomo en su forma de sufrir
           de pedir un remedio 
           para el daño inaguantable.

Hermanos infartados,
tuberculosos y con delirium tremens,
con el pie baldado por la parálisis cerebral,
con el páncreas hecho trizas por la infección,
           yo como de su mesa y mendigo su pan,
           yo busco en la bella analgesia
           el olvido de la sierra que pulveriza mis huesos,
           yo comparto en la desgracia de un cuerpo
           herido por la enfermedad,
           la condición humana abyecta
           que nos hace más hermanos
           que el amor.

Hermanos sin alivio ni cordura,
hermanos en la escrófula y el herpes,
picados de viruelas, trozados por la peste,
ahogándose en un enfisema atroz,
            yo sé lo que se siente cuando todo el universo
            se reduce a un punto que entra en erupción
            y la lava del dolor nos arrastra 
                                                          nos crucifica 
                                                                             nos cunde
            plegados en el grito y la experiencia del filo
            en las entrañas o en el hueso.

Hermanos en el dolor del cuerpo,
hermanos en la bilis que se vuelca,
las células que, enloquecidas, se devoran a sí mismas,
en el aullido silencioso de la noche de hospital,
en la plegaria entrecortada rumbo al quirófano,
           yo he comido la carne del delirio por el dolor
           que no cesa,
           he bebido el acíbar de la caricia que no calma,
           he conocido la magia sin par de la morfina que de pronto sí,
           de pronto envuelve los nervios calcinados
           con su lienzo y su consuelo.

Hermanos cancerosos, hemipléjicos
o atravesados por una bayoneta,
            somos la idéntica carne irredenta,
            el mismo grito estentóreo o silencioso
            donde claudica nuestra especie.


Cristina Piña (Buenos Aires, 1949), Meditaciones orgánicas. Ediciones Del Dock. Buenos Aires. 2014.