Fernando Escobar Páez, Chiquito



Fernando Escobar Páez, Chiquito

Volverse loco es como no haber nacido
Y hasta es cómico:
Pasar del confinamiento del útero al confinamiento del manicomio.

Osvaldo Lamborghini

Cada vez que escribo
me convierto en peor persona,
cuando no lo consigo
                                    solo soy un fracasado inocente
                                                                        añorando la mierda
                                                                        que marca su frente,
mi sombra más puerca
donde solo la venganza me vuelve hermoso,
lo que no pude ser,
aplauso genérico
cuando me quejo
obedeciendo mi supuesta herencia judía
que –además de la nariz ganchuda-
justificaría mi proverbial culto a los muros
                        inutilidad para jugar al fútbol
                        temor al mar
                        y mi verga chiquita de tanta culpa
tanta pero tanta tanta
                                         culpa
que solo es visible cuando le sonríe una pantalla,
todo un Alexander Portnoy pero posmoderno y más pajero todavía.

Madre, dile a esa puta que no me mande más fotos en tanga
que mis trabajadoras manos se estancan
                                                                  de tanta tanga,
yo demasiado culpable para secarme bien
y no dejar pegajoso el teclado
                                            que luego usarán padre, hermana y empleada
para mandar e-mails donde notifiquen
a los medios de comunicación
que ya mismo consigo trabajo honesto,
que mis treinta años no han sido tan fieros,
solo confusión y alcoholismo que no hace mucho daño
porque sigo siendo chiquito como un pene mal circuncidado,
                                             tan chiquito
que no lastima
a nadie más que a mí mismo,
y que a veces hasta llevo dinero a la casa
                                                        con esa farsa de la literatura,
aunque pareciera que trabajo en ese shawarma
donde siempre me encuentran fumando lechuga
y con siete botellas menos,
las manos como servilleta vieja
llenas de ceniza y orines ajenos
                                                    como mi futuro
cuando al fin ustedes se decidan
a mandarme a la casita de la verga,
porque solo les presento chicas ebrias
a las que no siempre me culeo,
y a veces familia quisiera nietos
que no se parezcan a mí,
porque entre mi tío muerto y yo
nos hemos bebido mínimo tres ríos Jordan y un Mar Muerto
y mi primo va por el mismo camino.

¡Vergüenza!
                 ¡vergüenza!
                                  ¡vergüenza!
en el vasito de cerveza
que me pego lunes en la mañana
                                                      porque si me quedo en casa
pongo en la compu la foto en tanga que me mandó esa pendejita que no me follé
y aunque me moje la verga,
                                             no se me quita la sed del cráneo,
y que pereza hacer la tesis o buscar trabajo
cuando uno se siente tan chiquito y seco
como la cadena de pixeles rojos
que cubren ese pubis playero
                                                que jamás oleré.

Mejor beberse la culpa
y bancarse la puteada de madre judía
cuando llegue ebrio y chiro
peor que egipcio en fiestas de Seth
a fingir que duermo y no siento
los paraísos muertos
donde yo tenía churos
y era el mejor alumno al que todos sus compañeros golpeaban,
pero que era admirado por su madre,
pese a que nunca escribió

un solo poema decente.


Fernando Escobar Páez (Quito, 1982), Escúpeme en la vergaAntrología de textículos, 2002 – 2012.