Robert Frost | Segando



Robert Frost | Segando
[traducción: Griselda García]



No había en el bosque otro sonido, sólo uno,
y era el de mi larga guadaña susurrándole al suelo.
¿Qué era lo que le susurraba? Ni yo mismo lo sabía;
quizás era algo sobre el calor del sol,
algo, quizás, sobre la falta de sonido –
y era por eso que susurraba en vez de hablar.
No era un sueño sobre el premio de horas ociosas,
o del oro fácil en la mano de un hada o elfo:
cualquier cosa que no fuera la verdad habría parecido muy débil
al amor serio que dispuso el valle en filas,
no sin tallos de flores con espinas débiles
(pálidas orquídeas), y asustó a una brillante serpiente verde.
El hecho es el sueño más dulce que la labor conoce.
Susurró mi larga guadaña y dejó el heno por hacer.




Robert Frost, Mowing

There was never a sound beside the wood but one,/ And that was my long scythe whispering to the ground./ What was it it whispered? I knew not well myself;/ Perhaps it was something about the heat of the sun,/ Something, perhaps, about the lack of sound—/ And that was why it whispered and did not speak./ It was no dream of the gift of idle hours,/ Or easy gold at the hand of fay or elf:/ Anything more than the truth would have seemed too weak/ To the earnest love that laid the swale in rows,/ Not without feeble-pointed spikes of flowers/ (Pale orchises), and scared a bright green snake./ The fact is the sweetest dream that labor knows./ My long scythe whispered and left the hay to make.


Robert Frost (San Francisco, 1874- Boston, 1963). Traducción: Griselda García.



N.B.: Esta traducción está en periódica revisión.