Rodolfo Schmidt, Si no fuese por el casi



Ayyyyy
casi
casi llego
al punto de encuentro
de tu alma
y mi sed

ayyyyy
si supieras
que tu cuerpo
danza
en oscuras
oscilaciones
de infinito

pronto
me verás llegar
al centro
de tu espectáculo nocturno

ayyyyy
mujer de mil nombres
arrástrame
al cántaro
de tu fidelidad
a la energía
última
el goce
de tu inocencia

ayyyyy
si supieras
me verás
ser la sombra
que espía
a los enamorados
en la media luz
de la vergüenza

también seré
el que escucha
el reclamo
de la insuficiencia
el golpe
la gloria.

Rodolfo Schmidt (Villa María, 1992).