Horacio | Oda XI


Horacio | Oda XI



Tú no indagues, Leucónoe -vedado está saberlo-

qué fin hayan de darnos a ti y a mí los dioses, 
ni consultes los números babilonios. Mejor
aceptar lo que viene, sean muchos inviernos
o éste el último en que Júpiter nos concede
ver cómo el mar Tirreno gasta las tercas rocas.
Sé sabia, sirve el vino y ajusta a un breve espacio
las largas esperanzas. Mientras hablamos huye
la edad: ¡goza este día! Nada cierto hay mañana.


Horacio (Venusia, Basilicata, 65 AC – Roma, 8 AC), Libro I. versión de Alejandro Bekes en Revista Fénix nº 8. Córdoba. Octubre de 2000.

3 comentarios:

  1. Nada cierto hay mañana... es verdad.

    Aunque lo ùnico cierto, si es que interesa, sea abrir bien los ojos y no dejar pasar nada.

    Te dejo un beso.
    Facu.

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar