Fabián Clementi, Vértigo



¿Será que yo no deseaba ganar? Participaba
por esas cosas del juego: el hombre creó
una sociedad competitiva. Entonces
qué deberíamos esperar de aquel niño
con la raqueta en las manos. En algún torneo
se tiró para atrás, perdió a propósito. Él no quería
quedarse a dormir en lugares desconocidos. 
Detrás del tejido del court, nadie podía comprender
la voluntad desolada del infantil jugador
defraudando a su público. Después
se endureció: aprendió a ser un viajero
peloteando por el mundo. Como una mancha
oscura el dolor (de a poco) se propagaba en su pecho.
Montañas rusas con olor a felpa amarilla.


Fabián Clementi (San Francisco, Córdoba, 1973), Refractario, Ediciones Llanto de mudo, 2008.