Roberto Malatesta | El comerciante opina sobre el ocio



Roberto Malatesta | El comerciante opina sobre el ocio


Ustedes los poetas
en mucho se parecen a los santos:
pasan el tiempo haraganeando,
yo hombre de negocios, no diga comerciante,
y esto sí es santidad, construyo su futuro.
Yo cuento mis ganancias al fin de cada día,
duermo con ojo atento a la oportunidad.
No tengo tiempo para el ocio,
esa escuela no incumbe a mis conocimientos.
Soy práctico, leo el cerebro
del hombre simple y sé
en qué gastará su dinero.
Ustedes los poetas vaciarían el mundo,
tan pintorescos, pero mi día los desprecia.
Aprenda esto ya: todo se compra y vende,
hasta los hippies fueron buen negocio.
Y de una buena vez: ¡póngase a trabajar!


Roberto Malatesta (Santa Fe, 1961), Cuaderno del no hacer nada. Editorial Sigamos Enamoradas. Buenos Aires. 2009.