Marina Serrano, Cena



Marina Serrano, Cena



En el interior blando
ella amolda la lengua
y su tanteo protector se propaga
hacia mis dedos en pinza
hacia lo más medial y caudal del hipogastrio,
al moverla hacia atrás
sus labios se adhieren
limpian el metal.

La de tibias largas amplía la oscuridad
mientras sus dedos, arriados en silencio
exageran mi curvatura lumbar y disparan
la mano aprehensiva.

Tras la espalda el goce no se vislumbra
entonces, puedo demorarlo.


Marina Serrano (Quequén, Buenos Aires, 1973), La diástasis de las tibias largas. Sigamos Enamoradas. Buenos Aires. 2008.